martes, 14 de junio de 2016

Ensalada de pasta, mandarina y manzana con vinagreta de mostaza


Cuando he abierto la nevera de Marta iba en busca de algo que fuese con este calor que nos está derritiendo. Le he echado el ojo a una bolsa de mozzarella fresca que, inevitablemente, ha tenido que formar parte del plato. En la zona de pastas he elegido esta de colorines pero valdrían lazos, caracolas, espirales… La idea de la mandarina y la manzana me ha gustado porque te permite servir
el plato tanto frío como del tiempo o incluso caliente. El toque de gracia lo da la vinagreta balsámica de mostaza dulce.

La manzana la he cortado en cubitos lo más iguales posibles. A demás de por estética esto se hace para que todos los trozos se cocinen al mismo punto. Los he salteado con un poquito de aceite de oliva, una cucharadita o dos de las de postre para una manzana grande. El fuego medio-alto (7 de 9 en una vitrocerámica) sin dejar de vigilar. El mismo sistema con la mandarina que he separado en gajos de dos en dos. La zanahoria la he cortado en tiras no muy finas y la he tostado un poco pero dejándola crujiente. En los tres casos he añadido un poco de sal pero  nada de azúcar. El propio dorado les dará un toque dulce, no es necesario ni sano abusar de ese sabor.  He pasado por la misma sartén,  ya fuera del fuego, los trozos de mozzarella para darles un poco más de sabor.


La vinagreta es sencillísima. Una cucharada de mostaza de esa que viene con bolitas –que son granos de mostaza-, 2 cucharadas de vinagre balsámico de Módena y 4 cucharadas de aceite de oliva. He mezclado hasta conseguir una pasta homogénea.

He cocido la pasta en abundante agua ligeramente salada once minutos –blandita para que los niños la tomasen fácil-. Lo ideal es seguir las especificaciones del fabricante que nos suele indicar el tiempo de cocción según el punto de dureza que busquemos. He escurrido una vez cocido pero no hay que remojarla con agua, basta con mezclarla con un poco de aceite de oliva, remover y extender en una fuente grande para evitar que se pegue. Lo que buscamos es que no se acumule el calor para que no se siga cocinando y eso lo conseguimos al extenderla en una fina capa, algo que ayuda a que pierda el exceso de calor. He mezclado la pasta con casi toda la salsa reservando un poco para la mozzarella.


Del tiempo, fría o caliente, anímate a probar esta sencilla y original ensalada de primavera. Como siempre es una receta versátil y puedes sustituir la mayoría de los ingrediente por otros que tengas a mano: calabacín por zanahoria, naranja por mandarina, pera por manzana, incluso arroz por pasta.


Muchas gracias a Marta y a esa preciosidad de bebe que es Catalina que me han hecho sentir como en casa.


Voilá.


RECETA FLASH

300gr de pasta de colores
1 manzana
1 mandarina
1 bola de mozarella
2 zanahorias
1 cuchara de mostaza “antigua”
2 cucharadas de vinagre balsámico
Aceite de oliva
Sal

  1. Cocer la pasta según las especificaciones del fabricante y reservar.
  2. Perlar y hacer dados con la manzana. Saltear hasta tostarla en una sartén con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal.
  3. Separar los gajos de la mandarina y saltear con un poco de aceite y una pizca de sal. Proceder igual con la zanahoria pelada y cortada en tiras.
  4. Mezclar la mostaza con el vinagre y 4 cucharadas de aceite de oliva y añadir a la pasta.
  5. Emplatar al gusto junto con la mozzarella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has hecho alguna de las recetas de SOS Nada en la Nevera? ¿Tienes alguna duda? ¿Algún comentario? ¡Compartelo!