martes, 12 de julio de 2016

Saquitos de lechuga con pollo, aguacate y arroz


En las familias grandes siempre hay sobras en la nevera porque parece misión imposible calcular cuántos comerán realmente. Tienes el hijo que dice que viene y al final no aparece, los amigos de los hijos –a más hijos más posibilidades de tener invitados- todo acompañado de la imposibilidad de calcular cuánta hambre tendrán. Total, que al final siempre sobra una cantidad suficiente como para
reconvertirla en un plato nuevo y original. Y si no que se lo digan a Rosa con sus nueve estómagos comida y cena, toda una heroína, creedme.



Había unas apetitosas sobras de pollo con mayonesa –o mahonesa, como me insiste siempre mi hijo-. Juntándolas con un arroz blanco tipo basmati y alguna cosilla más ha quedado un plato de lo más refrescante y original.

Al principio he visto unas tortitas mejicanas –de donde es Rosa, gran país- lo que me ha dado la idea de hacer fajitas. Pero quería hacer el exterior sin hidratos de carbono porque éstos ya los aporta el arroz y buscaba ligereza. Así que he separado con cuidado las hojas de lechuga, he puesto una cazuela grande y he dejado que hirviese el agua. He cocinado las hojas unos segundos, las he escaldado. Luego las he sacado a agua con hielos otros segundos para luego ponerlas sobre un paño limpio para escurrirlas. El escaldado es imprescindible para reblandecer la hoja lo suficiente como para poder hacer el saquito pero interesa que no pierda el color así que es importante que sean unos segundos de cocción y refrescar de inmediato.


Para el relleno he picado el pimiento, el tomate –retirando el líquido y el exceso de semillas-, la zanahoria, el aguacate y los jalapeños –toda una sorpresa encontrarlos. Respecto a estos últimos, me ha comentado Rosa que si se quiere un picante suave basta con añadir un poco del agua de la conserva en lugar del jalapeño en trozos. Como el pollo ya venía con mayonesa no le he añadido ninguna salsa ni aliño pero un poco de mostaza con mayonesa le iría de maravilla si lo hicieseis con pechuga sin salsa.
Esta receta, como casi todas las que aparecen en este blog, es muy versátil. El relleno puede ser tan variado como lo que encontréis en vuestra nevera. El factor sorpresa son los saquitos de lechuga. Mi recomendación es que hagáis un relleno para comer en frío: garbanzos machacados con cilantro, yogur, aceite de oliva, lima, tomate y cebolleta por ejemplo. El límite es el infinito.


Animaros a mandarnos fotos de vuestros platos y las colgaremos en las recetas para enriquecer con vuestras variaciones.

Muchísimas gracias a Rosa, Juan y Ana por prestarme vuestra cocina, vuestro tiempo y por la agradable compañía, ¡todo un placer!

Voilà



RECETA FLASH

1 zanahoria
1 pimiento verde
1 tomate
1 aguacate
Pollo con mayonesa
Arroz blanco cocido (recomiendo que probéis Sabroz, no se pasa y no parece vaporizado)
Jalapeños
Hojas de lechuga

Escaldar las hojas de lechuga y enfriar rápidamente en agua con hielo. Escurrir y colocar sobre un paño limpio y seco.
Picar la zanahoria, el aguacate, el tomate y los jalapeños y mezclar con el pollo y el arroz cocido.
Rellenar los saquitos. Se pueden servir cortados por la mitad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has hecho alguna de las recetas de SOS Nada en la Nevera? ¿Tienes alguna duda? ¿Algún comentario? ¡Compartelo!