martes, 27 de septiembre de 2016

La versatilidad hecha receta: boloñesa



Hablaba el otro con mi amiga Marta sobre aquel día en que cocinamos juntas. Me reuní con tres amigas para echar una mano a esas recién casadas no muy expertas -por aquel entonces- en el arte culinario. Y me ha asegurado sin dudar que la receta de la boloñesa que hicimos ese día era la que más útil le había resultado y la más versátil: como salsa, como relleno… ahora lo veremos.

Con esta idea rondándome la mente llegué a casa de Miriam y, al ver la carne picada, estaba claro como el agua que la receta del día tenía que ser boloñesa. Pocas cocinas he visto con mas gadgets y
mejor preparada, un lujo total. Y casi se me saltan las lágrimas cuándo he visto unas sartenes con el antiadherente intacto, ¡es casi misión imposible!



El bacon siempre lo hago en una sartén aparte, a fuego medio y sin aceite. Dejo que se vaya tostando a medida que suelta la grasa. Al final lo aprieto contra dos o tres hojas de papel absorbente de cocina y lo pico un poco más con el cuchillo o la picadora. Así tengo todo el sabor y menos grasa mala.

Con dos cucharadas de aceite hemos dorado la cebolla picadita –siempre picando con el cuchillo para que no salga el jugo de la cebolla y se dore dando sabor- y los ajos pelados y partidos a la mitad. Se puede añadir casi de todo en este punto: zanahoria, calabacín, pimiento o berenjena por ejemplo –todo picadito también-. Luego hemos añadido la carne, desmenuzándola en la sartén mientras que dábamos vueltas con una cuchara de palo.  La hemos dorado un poco para que aporte ese sabor a tostado tan necesario. Hemos añadido el bacon, un poco de tomate frito y una copa de vino blanco –aunque prefiero el tinto para esta receta, le da un sabor más intenso-. Una pastilla de caldo desmenuzada, el orégano y un poco de pimienta negra. Lo hemos dejado cocinar a fuego flojo –número 3 o 4 de 9 en la vitrocerámica- casi cuarenta minutos removiendo cada diez minutos más o menos.

Pues sí, así de sencillo, increíble pero cierto. Si le añadimos al final un poco de parmesano en polvo ya es de campeonato.

En este caso hemos servido la boloñesa con macarrones para que los enanos de la casa diesen buena cuenta de ellos, pero las posibilidades son numerosas: como relleno de unas empanadillas o empanada, para servir dentro de tortillas tipo mejicanas junto con tomate en trozos y lechuga, como rellenos de una lasaña, para rellenar pimientos, berenjenas o calabacines o para unos buenos huevos al plato; y hasta mezclada con bechamel como relleno para croquetas.


Os recomiendo que hagáis una buena cantidad y la congeléis en bolsitas de zip, así os llevará muy poco tiempo adaptar la boloñesa a cualquiera de los platos que queráis realizar.

Muchas gracias Miriam por acogerme, ayudarme y por el buen rato que hemos pasado.

Voilà


RECETA FLASH
500gr de carne picada de ternera
1 paquete de bacon el dados
1 cebolla
2 ajos
6 cucharadas de tomate frito
1 pastilla de caldo
1 copa de vino
Orégano
Aceite
Sal y pimienta
Macarrones

  1. Dorar el bacon sin aceite a fuego medio. Escurrir apretando en papel secante de cocina. Picar un poco más.
  2. Dorar la cebolla picada con el ajo con dos cucharadas de aceite.
  3. Añadir la carne y dorar.
  4. Añadir el tomate, el bacon, la pastilla de caldo, el orégano, la pimienta y el vino. Cocinar unos 40 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando. Corregir la sal si fuese necesario.
  5. Cocer los macarrones según las instrucciones del paquete.
  6. Servir los macarrones con la boloñesa por encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has hecho alguna de las recetas de SOS Nada en la Nevera? ¿Tienes alguna duda? ¿Algún comentario? ¡Compartelo!