martes, 11 de octubre de 2016

Berenjenas rellenas y queso de raclette


Me declaro fan número uno de Susana. Esta jovencísima madre de cinco hijos –sí, has leído bien, cinco- siempre está de buen humor; es una autentica envidia y una maravilla. Entre chascarrillo y chascarrillo hemos escogido los ingredientes para la receta. Al final la receta ganadora han sido las tan solicitadas berenjenas rellenas. Como tenía queso para raclette –un queso untuoso muy sabroso y oloroso- me he decantado por un relleno sin apenas grasa, de sabor fresco y ligero que se completa con la fuerza de un queso tan predominante.


Lo primero es precalentar el horno a 180ºC. Es importante precalentarlo para que no se sequen los alimentos y para poder calcular adecuadamente el tiempo de horneado. Cada horno es un mundo pero si conoces el tuyo sabes cuánto tiempo necesita cada receta.


He cortado las berenjenas por la mitad a lo largo y luego les he hecho unos cortes en la carne sin atravesar la piel. Esto ayudará a que se cocinen antes y mejor. Si quieres rizar el rizo puede poner sal gorda en la berenjena, reponsar quince minutos y retirarla con un papel de cocina junto con el agua que suelta la propia berenjena. Esto evita que aporte un sabor amargo aunque, sinceramente, nunca tengo tiempo y suelo saltarme este paso… oops. En cuarenta minutos deberían estar hechas si son medianas pero cuando estén tostadas y un poco mermadas ya podeis sacarlas.



Realmente el relleno es bastante parecido a la boloñesa que vimos el otro día e igual de versátil. He dorado la cebolla picada –con el cuchillo, no picadora- con apenas una cucharada de aceite de oliva. Cuanto estaba un poco tostada le he añadido la zanahoria en medias lunas, ni muy finas ni muy gruesas. Me gusta que la zanahoria este cocinada pero crujiente. Si queréis esconderla, ralladla fino y ni se notará. Después he añadido la carne y la he desmenuzado con la cuchara de palo a medida que se ha ido tostando. También he añadido el tomillo, la pimienta molida y el cebollino seco. Podéis usar todo tipo de especias con especial cuidado en las más fuertes como el comino, el clavo o el romero. Con el perejil podéis ser muy generosos. Variando el tipo de especias en una misma receta conseguiréis que parezca una nueva. He añadido el tomate, restos del día anterior perfectamente aprovechables. No está en la foto pero os confieso que les añadí una cucharadita de azúcar y otra de crema de vinagre balsámico para evitar la acidez. Lo he dejado a fuego flojo.

Mientras he dorado a fuego medio la panceta –bastante menos grasa que el bacon- y luego la he escurrido apretándola en papel de cocina. Se trata de grasa sin sabor y saturada por lo que aconsejo que la escurráis siempre. Si queréis grasa buena podéis añadir aceite de oliva en crudo al relleno al final del proceso. He picado la panceta en la tabla y la he añadido a la sartén.

Con ayuda de una cuchara sopera y con cuidado he sacado la carne de la berenjena, la he picado en la tabla y la he añadido a la sartén. Es el momento de comprobar el punto de sal y añadir si es necesario. Seguramente tendréis que echarle un buen puñadito porque no hemos añadido nada de sal en todo el proceso. Ponedle un punto menos de sal del que os gustaría porque os lo dará el queso de raclette.


He rellenado las berenjenas y he colocado un trozo de queso encima. Lo he tostado con el soplete que me ha prestado Susana, pero basta con el gratinador del horno. Aunque no quede tostado lo importante es que esté bien fundido.

Gracias a esta maravillosa anfitriona –y sus anfitrionitos- por atenderme y por tener ese buen humor tan contagioso.

Voilà

RECETA FLASH

2 berenjenas medianas
1 cebolla
1 zanahoria
400gr de carne picada de ternera
1 tomate maduro
150gr de panceta picada
Queso de raclette (o cualquier queso fuerte y cremoso)
Tomillo y cebollino seco
Aceite de oliva, sal y pimienta negra molida

  1. Cortar las berenjenas por la mitad y lo largo y hacer cortes en la carne sin llegar a atravesar la piel. Poner un poco de sal gorda en la superficie y esperar 15 minutos. Retirar la sal y el liquido que ha surgido con un papel de cocina. Asar en el horno precalentado a 180ºC hasta que estén tostadas y blandas, unos 40 minutos.
  2. Dorar la cebolla picada en una cucharada de aceite de oliva.
  3. Añadir la zanaria cortada en medias lunas.
  4. Añadir la carne y deshacer mientras se dora con ayuda de una cuchara de palo.
  5. Añadir el tomillo, la pimienta negra molida y la cebolleta seca.
  6. Dorar en otra sartén la panceta. Escurrir el exceso de grasa con papel de cocina apretando. Añadir a la sartén.
  7. Añadir el tomate en dados y remover.
  8. Vaciar con cuidado las berenjenas. Picar la carne de la berenjena y añadir a la sartén. Remover y corregir la sal.
  9. Rellenas las berenjenas y colocar un generoso trozo de queso encima.
  10. Gratinar las berenjenas o calentarlas en el microondas hasta que se derrita el queso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has hecho alguna de las recetas de SOS Nada en la Nevera? ¿Tienes alguna duda? ¿Algún comentario? ¡Compartelo!