miércoles, 16 de noviembre de 2016

Canelones con setas


Hasta la fecha creo que no he visitado a alguien tan entregado como Alicia. Ahí ha estado sentada en una silla en la cocina prestando atención a la receta y ayudándome a encontrar cada ingrediente o utensilio que he necesitado. Dicho así suena hasta cómodo, pero Alicia está a puntito de dar a luz a la niña de sus ojos. Cuando pasas la barrera de los ocho meses ya no hay forma de estar cómoda. Para mí la elaboración de este post ha sido especial, porque he podido ayudar a facilitar  -un poquito- la vida a esta maravillosa familia numerosa.


Pensando en ellos quería hacer una receta familiar, fácil de servir y de conservar o congelar. Teniendo medio kilo de carne picada estaba clarísimo: canelones. Es otra variante de recetas como la de lasaña de rabo de ternera o macarrones con boloñesa. Y es que se trata de hacer diversas recetas con prácticamente los mismos ingredientes de manera que no nos cansemos.


Para el relleno he dorado con una cucharada de aceite de oliva una cebolla picada. Mi teoría es que cuanta más cebolla pongas más rico queda, pero no quería que los enanos hiciesen boicot a los canelones, así que sólo he usado una. Hay que dorarla a fuego medio, número siete de diez en la inducción (ocho en la vitro). Hay que tener paciencia y dejar que se caramelicen los azúcares de la cebolla. No es una cuestión de aspecto sino de sabor: un buen dorado de color tostado claro potenciará el sabor del plato de forma increíble. Cuando se ha empezado a dorar la cebolla he incorporado dos ajos picados y he dejado que se doraran con la cebolla.

He añadido zanahoria rallada porque da un toque dulce y si la rallas los niños no la pillan nunca. Cuando se ha ablandado un poco he echado las setas. Al ser en conserva, las he lavado a conciencia bajo el grifo hasta que ha dejado de salir espuma. Luego las he escurrido bien y las he echado a la sartén. Ni que decir tiene que si caen en vuestras manos unas setas frescas este plato os quedará de escándalo; aunque estas setas de bote son muy socorridas y están bastante buenas.



Tras cinco minutos removiendo de vez en cuando, he añadido la carne y la he desmenuzado poco a poco con las espátula mientras se ha ido dorando. Cuando me ha llegado un aroma rico a carne tostada y he visto que está cocinada (unos cinco minutos sin dejar de remover) he añadido el tomate frito y he cocinado dos minutos más. Es el momento de corregir la sal y la pimienta.

La bechamel, como en otras ocasiones la he hecho con mantequilla (se me olvidó en la foto de los ingredientes), harina y leche. He derretido la mantequilla y he añadido la harina. La he cocinado a fuego medio unos tres minutos si dejar de remover y he añadido la leche. He removido hasta que ha espesado (y he tenido que usar la batidora de brazo para quitar los grumos, a mi también me pasa a veces). He corregido la sal. Me gusta añadir nuez moscada a la bechamel siempre que puedo pero hoy ha sido una buena cantidad de pimienta negra muy sabrosa.

Las láminas de pasta las he cocinado según las indicaciones del paquete. He puesto una pequeña capa de bechamel en la base de la fuente de horno. He rellenado los canelones con cuidado –una tarea más laboriosa de lo que pueda parecer- y los he cubierto con más bechamel y pimienta negra.



Lo he gratinado en el horno. Por si no os suena mucho, la función de gratinar es esa que tiene un dibujo como de estalactitas –a veces acompañadas por un ventilador-. La temperatura ideal suele ser entre 220 y 250ºC. No le quitéis ojo porque una vez que empieza a tostarse hay que sacarlo en cuestión de segundos.

Gracias a Alicia por abrirme las puertas de su casa y atenderme pese a la incomodidad. Le deseo que sea una horita corta y que todo salga de maravilla.

Voilà.



RECETA FLASH

500gr de carne picada (vaca, cerdo, mixta o pollo)
1 cebolla
2 dientes de ajo
2 zanahorias
150gr de tomate frito
1 bote de setas en conserva
80gr de harina
1 litro leche
80gr de mantequilla
Láminas para canelones
Aceite de oliva
Sal y pimienta

  1. Dorar la cebolla y el ajo picados.
  2. Añadir la zanahoria y cocinar unos minutos.
  3. Añadir las setas previamente lavadas y secas. Dorar.
  4. Añadir la carne picada y desmenuzar mientras se cocina y tuesta.
  5. Añadir el tomate frito y cocinar un par de minutos.
  6. Corregir la sal y añadir pimienta.
  7. En  otro cazo, derretir la mantequilla y añadir la harina. Cocinar sin dejar de remover a fuego medio hasta que adquiera un color ligerísimamente tostado.
  8. Añadir la leche de golpe y remover con las varillas hasta que espese y salgan burbujitas.
  9. Retirar del fuego y añadir la nuez moscada, la sal y la pimienta.
  10. Cubrir con un poco de bechamel la base de la fuente de horno.
  11. Rellenar la pasta de canelones y ordenarla en la fuente.
  12. Cubrir con una capa de bechamel.
  13. Gratinar en el horno a 230ºC hasta que este tostada.

  




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has hecho alguna de las recetas de SOS Nada en la Nevera? ¿Tienes alguna duda? ¿Algún comentario? ¡Compartelo!