jueves, 18 de mayo de 2017

Solomillo de cerdo con Tajin y setas


Tengo una memoria de pez absoluta, me debería cambiar el nombre por Dori. Quien me conoce sabe que, hasta que no me ven escribir en la agenda que hemos quedado, puede que no recuerde que acordamos vernos. Pero también tengo un poco de Dr. Jekyll y Mr Hyde porque cuando se trata de comida recuerdo el aroma, el sabor, las sensaciones, la apariencia y -casi siempre- el precio. Por eso aquí estoy escribiendo un post que verdaderamente sucedió hace un rato.

Un rato que comenzó con tres preciosos niños pululando por la casa de la amabilísima Rosi con la visita de su amiga Susansa –risas aseguradas-. La anfitriona tiene sangre mejicana en sus venas y preparó una crema de ostras ahumadas en lata (ostiones) con crème fraîche, acompañada de patatas fritas, que estaba de toma pan y moja. En la nevera y despensa había un poco de todo; ni mucho ni poco, pero es cierto que tuve donde elegir. El solomillo de cerdo creo que a mucha gente se le resiste